jueves, 5 de febrero de 2009

Un cuento lleno de ventajas


En su película "Lucía y el sexo", Julio Medem explica que Formentera no es, en realidad, una isla, es una barca. Ese trozo de tierra en medio del Mediterráneo presenta tantas cuevas en su base que es difícil creer que esté unida al fondo marino.

A mí me recuerda a la luna, pero con mucho mejor rollo. Todo parece premeditadamente colocado para que te pierdas. Y quizás para que te encuentres. Tengo buen sentido de la orientación y sin embargo, a menudo, no sé si estoy caminando hacia levante y o hacia poniente. Desde el aire, Formentera parece la cabeza de un dragón, sólo podía ser de esa forma.

Por aquí pasaron extraterrestres antes. Hay un lugar llamado la plataforma, que originalmente pudo ser un punto de encuentro de viajeros espirales. Si os gusta el buceo, podéis visitar este lugar, hundido a unos 30 metros de profundidad, en el extremo norte de la isla.

Como dice Lorenzo, el protagonista de "Lucía y el sexo", esta barca es como un cuento lleno de ventajas. La película de Medem, además de ser una buena historia, recoge pequeñas historias unidas por Formentera. Una mezcla de soledad y encuentros iniciáticos. Puedes continuar el cuento donde más te guste.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Luna y Lorenzo están en el cuarto de Luna. Lorenzo se fija en una sonriente luna llena pintada en lo alto de una pared y reflejada en la superficie del mar:

Lorenzo: ¿Sabías que esta es la isla....donde la luna está más baja?

Luna niega divertida con la cabeza.

Lorenzo: Pués sí, y eso sólo lo sabemos unos poquitos en el mundo. Pero es también la isla del buen tiempo, y la isla de los deseos. Si te falta algo, las rocas del fondo del mar te lo hacen y cuando lo tengan acabado te lo regalan.

(Guión cinematográfico de Julio Medem. Lucía y el sexo)

Viajero, ¿sabías que en la cara interior de la portada del guión aparece una espiral reflejada en el mar?

Berta

fernusan@gmail.com dijo...

El sol y la luna a la vez... Sólo a alguien como Medem se le ocurre unir en una habitación a dos personas con nombre de astros.

En Formentera es habitual, en verano, ver la luna y el sol a la vez, probablemente en ese momento Lorenzo le estará contando un cuento a su hija, un cuento cargado de ventajas.

Tendré que ojear de nuevo el guión, me da que Medem ha tenido contactos con viajeros del cielo planetario antes de escribirlo.

Anónimo dijo...

Un buen sitio para bucear y para perderse.

Guille