jueves, 9 de julio de 2009

Aquí vivía gente


Más concretamente dos amigos y yo. Hoy mi compi de "ocupación" pasó por la casa (era una casa de pueblo, con patio, granados, cerezos y membrillos, en medio de la ciudad) y se encontró con esto.

Sabíamos que pasaría antes o después. El dueño nos la cedió a cambio de un alquiler off the record, mientras conseguía venderla. Un ejemplo más de surrealismo español: una casa en ruinas por el módico precio de 800.000 euros.

Evidentemente no logró venderla en tres años. Así que nos echó y dejó que terminara de caer por la ley de la gravedad (y con la ayuda de un golpecito por aquí y otro por allí). Lo último que supimos es que seguía pidiendo 800.000, ahora únicamente por el solar.

Lo que me gustó de las fotos que me envió hoy mi compi es que sigue en pie el grafiti que teníamos en el salón. Para mí, es un símbolo de que la "Prospe resiste" y de que sigue siendo necesario rescatar humanidad (y vegetación) entre tanto asfalto y ladrillo.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Aunque estuve pocas veces en esa casa, tengo buenos recuerdos de ella. Efectivamente, se caía a cachos, pero de todo se aprende.
Besos a los okupas
Belén

fernusan@gmail.com dijo...

lo importante es que los que estábamos dentro seguímos adelante, al fin una casa así es para quien la merece.

Deprisa dijo...

Mejor okupada que vacia. Está claro.

Pero sí, no se entiende que pidan 800.000 euros por una casa en ruinas...así van las cosas.

Un saludo.

Deprisa dijo...

Lo que me parece alucinante es que alguien pueda pedir 800.000 euros y no sea delito, pero bueno. Como bien dices lo importante es que seguisteis adelante ¡Y encima mal que les pese vuestra huella sigue ahí! :)

fernusan@gmail.com dijo...

así nos va, Deprisa, que se nos va la olla y no sabemos lo que pedimos con 3 ladrillos mal puestos.

Suerte!