viernes, 19 de junio de 2009

El equipo A y el equipo B


Vicente Ferrer expresaba con la sencillez de quien sabe bien de lo que habla, y le importa que la gente entienda bien lo que dice.

Una de sus teorías es que en el mundo hay dos equipos: el Equipo A y el Equipo B.

En el Equipo A están los hombres más poderosos e influyentes de la Tierra. Tienen todas las herramientas (económicas, políticas, sociales) para rodearse de los mejores: los más sabios, los más inteligentes, los más capaces. Sin embargo, este equipo no trabaja para paliar las desigualdades en el mundo, sino únicamente para mejorar la situación de sus miembros.

Luego está el Equipo B, formado por hombres y mujeres poco poderosos, poco influyentes a nivel global. Tienen también sus herramientas, pero éstas no son tan efectivas, ni sus miembros son tan capaces ni inteligentes a priori como los del Equipo A. Por lo tanto, no son capaces de realizar un cambio rápido frente a las desigualdades en el mundo.

Consciente de sus limitaciones, el Equipo B trabaja limitadamente y enfoncándose en lugares concretos. Así es más fácil lograr niveles aceptables de igualdad para los hombres y mujeres que viven en ese entorno concreto.

La revolución de los primeros es rápida y replicable rápidamente , la revolución de los segundos es lenta y replicable lentamente. Este último es el caso del Rural Development Trust
(contraparte en la India de la Fundación Vicente Ferrer).

"Ya que el Equipo A no está dispuesto a cambiar el mundo pese a tener todas las herramientas para ello", decía Ferrer, "hagámoslo los que quedamos fuera, desde el Equipo B". Y el Equipo B de Ananthapur ha demostrado todos estos años que la voluntad mueve las mismas montañas que la mejor de las últimas tecnologías. Otro mundo es posible.

Gracias, maestro, por su dedicación, y por hacer de lo sencillo la más sabia lección.

Buen viaje!

Autor de la fotografía: Andreu Dalmau

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Un alma tan evolucionada como la de Vicente Ferrer no tardará en regresar a esta vida y a jugar en el equipo b, el equipo de los imprescindibles.

Fue un lujo conocerte personalmente en Anantapur.

Buen viaje de ida y vuelta!

Berta

fernusan@gmail.com dijo...

inshala, como dicen los musulmanes.

El equipo B necesita muchos Vicentes Ferrer, hoy más que nunca.